Seleccionar página

LA FORMACIÓN A DOMICILIO.  UNA DE NUESTRA RAZÓN DE SER.

María de 76 años ya gestiona su economía doméstica desde su hoja de cálculo en Excel.

Pilar de 65 y su hermano Andrés, han  aprendido a coger una cita médica con el médico de cabecera o personal de enfermería, de una forma rápida y sencilla a través de Internet y aseguran, que a partir de ahora lo harán así, ya que pueden entrar desde la web  a cualquier hora del día.  Aunque  lo mejor es no necesitar acudir nunca al médico, ¿no?

Celia, se apresura con la maquetación de su álbum digital porque quiere llegar a tiempo de entregarlo en un cumpleaños muy especial.

Por enfermedad, por comodidad, por personalización…  Muchas pueden ser las razones por la que una persona escoge esta forma de aprender.

Sin moverse de casa.  ¿Por qué?

Metodología totalmente personalizada.  Sin lugar a dudas, la principal ventaja con la que cuentan es la personalización.  De una forma tranquila, en casa y a su ritmo.  Con su propia Tablet o su propio ordenador.  Partiendo desde los conceptos más básicos pero a veces los más olvidados.  Sin miedo a preguntar y con la seguridad de que poco a poco “estoy aprendiendo” y además “estoy disfrutando con ello”.

Más Cómodo. Otra gran ventaja es la comodidad. Sin desplazamientos y a la hora que les viene bien.

Mayor cercanía.  Cuando el entorno es el propio hogar,  todo resulta más cercano y sencillo. Muchas personas tienden a sentirse cohibidas en ambientes extraños. Esta comodidad se  plasma en una mayor empatía y confianza con el formador.

Calidad  La formación y la experiencia de los formadores conforman gran parte de la calidad del servicio.  Los años de experiencia trabajando con diferentes perfiles de personas y la formación continua hacen que LOVEOFÁCIL pueda presumir de ello.

Material. En cada taller siempre acompañamos  un pequeño cuadernillo de trabajo que les sirve de guía y  actualizamos constantemente y que por cierto, la sección de “entrena tu mente” es la que más seguidores tiene.

Nuestros precios.  Aunque un trabajo más personalizado exige un incremento de las tarifas, lo cierto es que nuestra filosofía de trabajo no pretende hacer de la formación a domicilio  un servicio elitista.  Al contrario, desde el principio hemos tratado de hacerlo lo más extensible posible, aunque a veces  repercuta en nuestra jornada de trabajo maratoniana o en la pérdida de tiempo en los desplazamientos.

Estandarización.  La oferta de servicios a domicilio a la que podemos acceder todos hoy es casi infinita y ello hace que sea de lo más normal.  Internet ha hecho que proyectos y servicios extremadamente variados ayuden a su expansión en muchas ciudades del mundo.

Para nosotros, trabajar desde la cercanía es bonito y enriquecedor al mismo tiempo.  El buen humor y la buena sintonía con el mayor es la nota predominante en nuestras clases.  Ayudar a mantener a las personas mayores activas y motivadas, a comunicarse con su entorno familiar y social de una forma muy directa, a mejorar sus habilidades en las herramientas digitales, a participar en temas que son de su interés y promover el envejecimiento activo, es nuestro trabajo del día a día.

Y como dice un viejo adagio:

“Haz algo que ames y no trabajarás un día en tu vida”